Toda comunicación es válida.

Hay bocas que ven…

Ojos que hablan….

Pero a buen entendedor, pocas palabras sobran.

Hay veces que la boca y los ojos emiten mensajes diametralmente opuestos.

Particularmente pienso que una mirada vale más que 1000 palabras, y es más sincera en el mensaje.

Por eso, hoy, levanto una lanza a favor de la comunicación  interpersonal, siempre que sea posible.

A falta de Ello, también la tecnología, redes sociales, blogs…. Hacen su labor socializadora, dándonos a conocer y compartir virtualmente  nuevas amistades,  no por ello menos sinceras ni profundas.